jueves, 3 de abril de 2008

Juderías Españolas en la Edad Media




Una de las huellas más visibles de los Judíos en España son sus barrios, las juderías (En Cataluña y Mallorca llamadas calls). Entre los siglos XIII y XIV alcanzaron gran prosperidad y auge.

Las más grandes en España son la de Toledo y la de Barcelona, ambas mencionadas en varias novelas históricas; La de Toledo en "El último Judío" o "La Judía de Toledo" y la de Barcelona en "La Catedral del Mar".



La "caída" de los barrios judíos en España, podemos decir que empezó con los pogromos de 1391, empezó en Sevilla y rapidamente se extendió por Andalucía y otras partes de España: Madrid, Toledo... En 1473 se dio otro en Córdoba y en 1449 uno en Toledo que se extendió por Castilla. Estos hechos de violencia antisemita fueron alentados por discursos de clérigos que veían los barrios judíos como una continua amenaza hacia su religión y el bienestar de los "buenos ciudadanos cristianos".

Finalmente, el 31 de Marzo de 1492, los Reyes Católicos en Granada firmaban el edicto de expulsión de Catilla y un poco más tarde, Fernando firmaba uno para la corona de Aragón. Detrás de los dos edictos estaba el temible inquisidor general Fray tomás de Torquemada.


Algunas justificaciones del edicto:
"combatir la herética pravedad que los judíos extendían por toda la Corona, pues según es notorio y según somos informados de los inquisidores y de otras muchas personas religiosas, eclesiásticas y seglares, consta y parece el gran daño que a los cristianos se ha seguido y sigue de la participación, conversación, comunicación que han tenido y tienen con los judíos, los cuales se prueba que procuran siempre, por cuantas vías y maneras pueden, de subvertir y sustraer de nuestra santa fe católica a los fieles cristianos y los partar della y atraer y pervertir a su danada creencia y opinión"

Las causas de este edicto, han sido largamente debatidas; algunas de ellas son: la presión social de los antisemitas, el odio popular por la riqueza de los judios, su prosperidad y la práctica de la usura,...pero lo realmente importante es que la expulsión fue promovida por la Inquisición y el clero y llevada a cabo por los Reyes Católicos con fines políticos y religiosos (claro está que para eso tenían ese nombre Isabel y Fernando). Quizás el fin último que esperaban los Reyes con esta expulsión era la asimilación de los conversos y el fin de las disputas populares contra los judios.

La expulsión tuvo serias y grandes consecuencias para España, que podemos agruparlas en:

-Ganancia Económica: Los judíos tuvieron muchas prohibiciones a la hora de llevarse sus bienes, tuvieron que vender sus pertenencias a bajo costo y pagar impuestos.

-Nuevos conversos: verdaderos y falsos conversos. Por tanto destacó mas la diferencia entre cristianos nuevos y cristianos viejos.

-Perdida de grandes consejeros reales judios, perdidas en los campos científico y cultural.


Terminada esta breve explicación de los problemas sociales y la expulsión, hablemos un poco mas de las Juderías en si.

El barrio judío constituía una ciudad dentro de otra, normalmente se situaba en las proximidades de las murallas y para aprovechar mejor el espacio las calles solían ser estrechas. La calle principal recibía el nombre de "Calle mayor de la judería" (en el caso de Toledo, sería la calle del Ángel). El barrio estaba separado por murallas, con el fin de mantener separados lo más posible a judíos y cristianos.

Los edificios más importantes serían:

-Sinagoga: centro cultural y religioso. En las grandes juderías había más de una. (Como en el caso de Toledo. Actualmente se conservan dos: Sinagoga del Tránsito- Museo Sefardí y Santa María la Blanca).
-Baño ritual
-Hospital
-Escuela
-Normalmente las juderías disponían de horno propio, carnicería, pescadería, ...(San Juan de los Reyes esta situado en parte del espacio que ocupó un mercado judío)
- Las grandes juderías también de cementerio extramuros.


Para ampliar la información podéis vistar:


Red de Juderías

Museo Sefardí de Toledo

Clases Marginales

Por último, no puedo terminar sin deciros que si visitaís Toledo, no dudeís en pasear por el barrio judío y visitar las sinagogas os aseguró que os gustará.






11 comentarios:

Alver dijo...

Pobres judios....siempre expulsados. Un pueblo obligado aternamente a trasladarse. Cierto que tenían fama de ser muy buenos comerciantes, y que hicieron dinero gracias a los prestamistas (ya que los cristianos lo tenian prohibido), pero cada vez que les expulsan les quitan casi todo...
Me da mucha lastima su situacion...

Donato dijo...

No sabía todo esto. Más que interesante, y trágico.

Laura dijo...

Estoy contigo Alberto, ingrata es la historia de los judíos.

Laura dijo...

Hola Donato:
Me alegro mucho leerte por aquí, porque visito tu blog a menudo y me gustan mucho las historias que cuentas.
Un Saludo!

Minerva dijo...

Muy interesante tu entrada sobre las juderias españolas :).

Algo conocía sobre la expulsión de los judios de españa y el hecho de que debieron vender sus bienes a precios muy por debajo de su verdadero valor, según un documental que vi hace un tiempo, los cristianos españoles de la época temían que los judios poco a poco se fueran adueñando de la economía y los cargos públicos.

Ojalá nos sigas ilustrando con más temas de este estilo Laura :).

Saludos!!

Antonio Norbano dijo...

Cáceres cuenta, a falta de una, con dos juderías: la vieja y la nueva. La pena es que ni los propios cacereños las conocen, ni se promociona lo suficiente para que las visiten los que vienen de fuera. No tiene nada que ver con Toledo, pero también está integrada en la Red de Juderías. Lo dejo caer, por hacer un poco de publicidad de mi tierra.
Laura, muchas gracias por tu comentario y enhorabuena por el blog, es uno de mis favoritos.
Un abrazo,
ANTONIO

Nora dijo...

Todo sirve para crecer. Gracias Laura por este post, lamentablemente hoy en día siguen las discriminaciones, no solo a judios, sino a otras personas por motivos variados.

Hispanus dijo...

Hola

Tendrías que ver la juderia de Sevilla. También es muy hermosa. Está por el Barrio de Santa Cruz. Se mezclan estilos: cristianos, judios y musulmanes.

Un saludo

KLAUS dijo...

El tema judío es casi un poema de esos que se repiten una y otra vez, y la tragedia que enloda sus bellos ritos y costumbres no se condice con la espiritualidad de sus personajes. Veo en Raquel al mismo Cristo que un dia caminó entre nosotros. Siento tanto que la historia nos distancie de ese modo ¿a que beneficia tanto odio? ¿es imposible pensar un dia sin murallas? Por ti Raquel, la fermosa, vaya todo mi aprecio y admiración.

ARISTIDES dijo...

Interesante y agradable tu artículo. Hay un libro: Caminos de Sefarad de Juan G. Atienza edit. Robin Book. En el describe todas la juderías de España. De su mano he visitado muchas de ellas. Es un poco triste constatar lo abandonadas que se encuencuentran

Anónimo dijo...

ola laura soy itziar tublog es muy interesante y mas ahora q me a dado por estudiar historia y kreo q me va a servir para estudiar un poko kuando puedas koectate al msn